Médium sin preguntas y sin gabinete

Desde tiempos antiguos hemos sabido de seres especiales, con capacidad paranormal de ver lo intangible e ir con sus sentidos más allá del mundo físico, del presente donde nos encontramos. En medio de ese trance son capaces de recibir mensajes de los seres de luz y transmitirlos a las personas que lo necesitan dentro de este plano. Estas personas son los médiums, que, como yo, tenemos estos dones naturales y los empleamos para aliviar la angustia de las personas que necesitan respuestas que solo pueden recibir de sus seres queridos que ya no están.

 

Soy Esther, médium al servicio de las personas. No necesito hacer preguntas para descubrir tus males; no trabajo desde ningún gabinete. Acércate, para que descubras las bondades que la consulta a una médium sin preguntas y sin gabinete representa.

 

Como personas nos encontramos expuestas a situaciones y problemas que pareciera que no tienen solución. Exploramos por todas las vías lógicas alguna alternativa que nos brinde alivio, pero no encontramos la respuesta. Es este el momento en el que estamos dispuestos a ir un poco más allá y explorar alguna alternativa, del tipo sobrenatural, para abordar el problema: consultamos a una médium.

 

Una médium tiene facilidad de ver tanto en el mundo físico y real que habitamos, como en el plano de los Espíritus. Para ello han desarrollado sus dones de percepción extrasensorial y la han llevado a un punto tal que tienen la facultad de poder dominar a voluntad esa extraordinaria capacidad paranormal. La médium sirve de conexión con los seres de luz que habitan en el mundo espiritual y facilitan el tránsito de los mensajes desde el otro mundo.

 

Una médium desarrolla un sexto sentido que le permite conectar con el plano espiritual, estableciendo puentes con el plano físico que solo ella se encuentra en la capacidad de cruzar, para canalizar mensajes o visiones provenientes del más allá.

 

Una médium sin preguntas y sin gabinete se encuentra preparada para la labor que realiza y entiende la importancia de prepararse para poder llevar a cabo esa misión. En las horas previas a la consulta deberá meditar, deberá hacer todo lo que se encuentre a su alcance para poder relajarse, concentrarse y entrar en sintonía con el plano espiritual.

 

La mediumnidad no se desarrolla de la misma manera en todas las personas. Algunas se muestran aptas solo para recibir un tipo específico de fenómenos. Debido a esto existen tanta variedad de médium como fenómenos espirituales son capaces de generarse. Algunos médiums desarrollan varias habilidades a la vez. En muchos casos se observa que en la medida que se desarrolla alguna habilidad las otras disminuyen o pudieran llegar a extinguirse.

 

En función a lo anterior encontraremos diferentes tipos de mediumnidad:

 

  • Médium de efectos físicos producen movimiento en cuerpos inertes, los cuales pueden ser voluntarios (médiums facultativos) o involuntarios.
  • Médium escribiente o psicógrafo.
  • Médium curandero poseen el don de la sanación.
  • Médium videntes están facultados para ver a los espíritus y pueden comunicarse con ellos.
  • Médium parlantes se expresan sin tener conciencia de lo que comunican.
  • Médium sensitivos o impresionables que sienten la presencia de los seres espirituales.
  • Médium auditivos pueden entablar conversaciones con espíritus reconocidos.

 

Una médium sin preguntas y sin gabinete entiende que el conocimiento del futuro es la vía más confiable por la cual se pueden conocer todos esos giros del destino. En la medida que sepamos lo que podemos esperar podemos adelantarnos a los acontecimientos, sin morir en el intento.

 

Misión de una médium

 

Sin lugar a duda, la misión de una médium es la de ayudar. Cuando perdemos a un ser querido de una manera trágica o sucede alguna muerte inesperada en la familia, nos llenamos de dudas por los eventos y buscamos siempre entender la secuencia de acontecimientos. Aceptar la muerte pasa por el proceso de responder esas preguntas que se nos presentan. Es en estas situaciones donde la consulta a una médium provee de la paz y tranquilidad que necesitamos.

 

Un médium sin preguntas puede comunicarse con nuestros seres queridos y que pasaron al otro plano sin la oportunidad de despedirse y sin tiempo de resolver alguna deuda personal. Una médium les da la oportunidad de superar ese momento y los llena del sosiego que necesitan para atravesar esos acontecimientos.

 

Una médium real puede conectarse con los Maestros o Guías Espirituales, que habitan en un plano superior y traer los mensajes para las personas que realizan la consulta. La médium trabaja como instrumento de comunicación, recibiendo información trascendental, que ayudará al consultante al obtener guías para el futuro, pero es información que deberá poder interpretar.

 

A través de la intervención de una médium también podemos dar testimonio de la existencia del plano espiritual, el más allá. La existencia de los espíritus, más allá de la muerte, ha permitido confirmar que el alma es inmortal. Compartir este conocimiento es importante para algunas personas que no aceptan la muerte como parte de la misión de vida que tenemos.

 

¿Cómo distinguimos a una médium auténtica?

 

Una médium sin preguntas y sin gabinete no necesita ningún elemento externo para entrar en sintonía con los problemas que te aquejan. No hace preguntas y te atienden personalmente en las consultas. Una verdadera médium presiente los sucesos por venir, el futuro por llegar y tiene la facultad de transmitir los mensajes a las personas a las cuales han sido enviados.

 

Muchos falsos profetas pueden presentarse en la posición de los médiums reales, ofreciendo respuesta para aquellas personas llenas de problemas. Se encuentran tan desesperadas, que caen en sus garras sin advertirlo. Por eso es importante saber interpretar las señales falsas que envían estas personas.

 

Entre las características que debes buscar en una médium sin preguntas y sin gabinete tenemos:

 

  • Ofrecen atención personalizada en la consulta. Ellas mismas atienden la consulta y se preparan para realizar los contactos y entregar la información precisa, ayudando a su interpretación.
  • Una médium real se conecta inmediatamente con tu problema. Sin hacer preguntas entra en sintonía con el objetivo de tu visita, mostrando gran empatía ante tu situación.
  • Una médium sin preguntas solo necesita conocer tu fecha de nacimiento. No la verás haciendo preguntas sin sentido, solo para obtener información sobre los problemas que te llevan a la consulta y que al final buscará usarla a su favor.
  • Sus habilidades extrasensoriales superiores le permiten determinar cuándo reciben alguna información falsa. Puedes usar este aspecto en tu favor.
  • Debe ser capaz de dar alguna información que le permita validar la presencia del espíritu que se busca contactar. Esto es importante porque en el proceso puede dar información que solo tú y el difunto conocían. Debes ser capaz de identificar y validar los datos.
  • El nivel espiritual que alcanza una médium real es tal que sentirás inmediatamente la confianza en poder dejar el problema en sus manos al entrar en contacto con ella. A partir de este momento sentirás una paz absoluta porque sabrás que hiciste lo correcto.

 

Muchas médiums entienden la importancia de la labor que realizan frente al mundo espiritual. Comprenden que ese trabajo no puede ser desarrollada por nadie más en este plano físico y se niegan a cobrar por entregar los mensajes.